- viernes, 16 de enero de 2009 ]
[ 1 comentarios ]




ya no basta con que mi familia no me necesite, ahora me quedare sin pega.

La profesora Helen Mayberg, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory en Estados Unidos, inició sus estudios en estimulación profunda del cerebro hace 15 años. Observando pruebas de escaneo cerebral de pacientes con depresión severa, cuyo tratamiento con drogas y fisoterapia había fallado, Mayberg encontró que todos presentaban una intensa actividad cerebral en una zona en particular, el sistema límbico (esto es la porción del cerebro situada inmediatamente debajo de la corteza cerebral, y que comprende centros importantes como el tálamo, hipotálamo, el hipocampo, la amígdala cerebral, encargados de dirigir las emociones y el comportamiento, seguro lo sabe)

Mayberg llamó al sistema límbico, Zona 25 y descubrió que cuando estimulado con descargas eléctricas se podía rebalancear la actividad cerebral y aliviar la depresión.

El marcapasos tiene el tamaño de una caja de fósforos, que se lleva en el pecho, muy parecida a la utilizada en el corazón, y emite corrientes eléctricas que viajan a través de pequeños cables que son ingresados hasta el cerebro a través de incisiones en el cuello.

El marcapasos fue implantado, con anestesia local, a seis pacientes con cuadros depresivos severos. Un año más tarde los pacientes notaron una gran mejoría en su estado anímico y ningún efecto secundario. Este nuevo instrumento, que también se ha usado para tratar el Parkinson, ayudaría a aliviar cuadros de depresión severa.

Así como a pacientes con depresión severa, el marcapasos también podría ayudar en el tratamiento del desorden obsesivo compulsivo.

Fotografia: bogaugon

1 comentarios

Jorge dijo... @ 17 de enero de 2009, 15:41

que buena noticia esto podria ayudar tambien a los trastornos de ansiedad y demensias que estan muy ligados a la perdida de neuronas en el hipocampo....

Lo interesante es que si bien estimula al cerebro para "mejorar" el metabolismo de una forma mas rapida que lo harian los farmacos y terapias, no hay que olvidar que las nuevas conecciones neuronales y la manera de coordinar la informaciòn dependerá del psicologo o neuropsicologo que ayude a la mejor neuroplasticidad segun cada caso. Asi que sesantes no nos quedaremos :)

Publicar un comentario

Amigo de Psicomaxis ,
Comenta este Artículo.